martes, 7 de junio de 2016

El caso de la película: Expediente Warren 2: El poltergeist de Einfield

Año 1977 en la ciudad inglesa de Enfield en el norte de Londres; la familia Harper compuesta por la la madre y sus cuatro hijos: Rose, de trece años; Janet, de once; Peter, de diez, y Jimmy; de siete. a finales de agosto, las camas de Peter y de Janet, que dormían en la misma habitación, comenzaron a moverse. 



Los niños alarmados comenzaron a gritar y la madre acudió inmediatamente en su ayuda. Los niños le contaron a su madre que la cama de Jane había comenzado a moverse sola y la madre creyendo que se trataba de una pesadilla, los calmó y los acompaño hasta que volvieron a dormirse.


A la noche siguiente el suceso volvió a repetirse, con la diferencia de que esta vez fue la Sra. Harper quien vio cómo la cómoda de la habitación de sus hijos se movía sola, desplazándose. Intentó ponerla en su lugar pero a los pocos segundos, la cómoda volvió a correrse como si tuviera vida propia. La Sra. Harper fue a ver a sus vecinos, quienes le expresaron que se llevaban escuchando durante algunos días golpes misteriosos, para luego llamar a la policía, sin que pudiesen hacer nada.

A la mañana siguiente, como si de una mano invisible se tratase los juguetes de los niños fueron arrojados por el aire; los vecinos se enteraron y decidieron llamar al Daily Mirror, los cuales se pusieron en contacto con la Sociedad de Investigación Psíquica, que envió a uno de sus miembros, Mauricio Grosse, un renombrado ingeniero consultor. Unos días más tarde, Guy Playfair llegó a Enfield para ayudar a Grosse.

Estos dos investigadores pudieron comprobar in situ los hechos paranormales. Posteriormente se personó una médium q, durante un trance, afirmó que un encantamiento se había centrado en la pequeña Janet y que muchas, “entidades” enviaban su energía a las auras de Janet y de su madre. La llegada de la médium al lugar pareció tener un efecto de calma sobre la familia y durante unos días las manifestaciones cesaron casi totalmente.

Durante la noche del 8 de septiembre, Grosse y tres reporteros que se encargaban de cubrir la investigación, advirtieron un ruido en el dormitorio de Janet. Al subir a la habitación, vieron una silla que estaba ubicada al lado de la cama que había sido lanzada por el aire, justo cuando Janet estaba dormida y nadie había visto el movimiento de la silla, pero un rato después ocurrió de nuevo consiguiendo uno de los fotógrafos tomar una fotografía.


A finales de octubre, la actividad paranormal tomó un cariz muy peligroso para los habitantes de la casa. Los muebles cambiaban de lugar, las camas eran arrancadas, charcos de agua aparecían y desaparecían... Una rejilla de la chimenea cayó sobre la almohada de Jimmy, muy cerca de su cabeza; Un radiador de gas fue arrancado de cuajo de la pared, incluso sucedían incendios espontáneos en distintos lugares de la vivienda y se extinguían solos sin dejar manchas o quemaduras.

Grosse y Playfair trataron de comunicarse con la “Entidad” a través de golpes y raps, lo cual les valió para saber que la fuerza paranormal que allí existía había habitado la casa durante 30 años. Frente a numerosos testigos, la “entidad” dejó un mensaje diciendo que se negaba a dejar la casa.

Llegaron a pensar que el poltergeist podría ser obra de Rose y de Janet, la Sociedad de Investigación Psíquica envió esta vez un equipo de investigadores al lugar de los hechos, los cuales constataron la actividad paranormal pero no lograron encontrar ningún indicio de fraude. Si les quedó claro que todo giraba en tomo a Janet. la chiquilla presentaba, cada vez más, síntomas de “posesión”, tales como convulsiones, trances, etc. En diciembre, el poltergeist agregó silbidos y ladridos a su repertorio y la entidad, a través de una voz terrorífica, dijo llamarse Bill Wilkins. El mismo nombre apareció en un dibujo que realizó Janet. Los investigadores comprobaron que este hombre vivió antiguamente en la casa y que murió en ella, siendo corroborado por los propios hijos de Wilkins.

El poltergeist empezó a mostrar otros talentos y a atacar cada vez con mayor violencia a Janet, tratando de estrangularla con las cortinas y persiguiéndola con un cuchillo que flotaba por el aire. El lugar empezó a tener mal olor, los dos peces rojos fueron encontrados muertos en su pecera y aparecieron mensajes obscenos en los muros.
Posteriormente intervino un médium para “cuidar las auras de toda la familia” y logró instaurar la calma, lográndose de forma paulatina.

La intervención de Lorraine y Ed Warren



La película "The Conjuring 2", nos va a trasladar a explorar este caso.

Como hemos visto, la aparición del matrimonio más famoso en e mundillo paranormal es uno de los reclamos que ofrece el film.
No obstante, la intervención de Ed y Lorraine es menor de lo que ofrece el film.
Ellos solo fueron 2 de los muchos investigadores que se interesaron por el caso.
Los hechos comenzaron en 1977 y fue un año después cuando los Warren hicieron acto de presencia.

La propia Lorraine se había mantenido informada antes de visitar el lugar de los hechos, gracias a un amigo muto, Carlos Moisés de la Psychic Research Associates de California, que visitó la casa.
A través de cartas que se enviaban los Warren iban conociendo la evolución del asunto.
En una de las cartas que envió Lorraine, preguntaba: “Sr. Grosse, ¿es consciente de que el trabajo especializado de Ed es el área de la “demología?” ¿Cuáles son sus sentimientos respecto a este campo en particular?¿Cree que puede haber algo fuerte (evidencia) en el caso de Enfield?
Ella se despide tras asegurar que Grosse y ellos tienen objetivos comunes, y una vez más dice que van a ser capaces de “ayudar” a Grosse.

Él respondió cortesmente el 18 de mayo de 1978 diciendo que sentía que Lorraine no pudiera viajar pero que tenía interés en conocerla a ella y a Ed. Indicó que el caso fue significativo por el número variado de fenómenos, la duración y la profundidad de la investigación. El propio Grosse estaba desconcertado por la referencia a la demonología, reconociendo que tenía una “mente bastante abierta sobre el tema” a pesar de no haber visto signos de las “fuerzas del mal” en el trabajo. De hecho, concluye que no ha encontrado todavía una teoría que explique satisfactoriamente la variedad de fenómenos.

Grosse escribió un informe con fecha del 4 de julio de 1978 que envió a la secretaria del S.P.R. Los Warren visitaron la casa el 16 de junio y junto a Grosse, entrevistaron a Janet, Margaret.
Según Grosse, los visitantes dijeron que estaban impresionados por las evidencias.
La señora Warren entró en la casa de los Harper y entró en estado de trance registrando pensamientos relacionados con el ex marido de la Sra. Harper. Grosse relató que Lorraine Warren no tenía ninguna relación personal ni directa ni indirecta con el Sr. Harper.

El Sr. Warren y su compañero se quedaron en la casa por su cuenta y llevaron a cabo un ritual que no describieron a Grosse, pero que dijeron que no había tenido ningún éxito, tras el cual se marcharon de regreso a los Estados Unidos.

El caso se fue mediatizando y como ya era popular en las televisiones y los diarios de información, los Warren fueron tentados a hacer un programa sobre este caso, dado que gozaband e gran popularidad, el cual aceptaron.
Gerald Brittle fue el escritor que fue recogiendo en su obra "El demonólogo" todo lo que fue sucesiendo.

Brittle dice que durante la visita de los Warren y los colegas que fueron con ellos, pudieron experimentar fenómenos espirituales, habiendo grabado hasta 13 horas de audio de “entidades” de la casa, habían fotografiado objetos levitando, apariciones de excrementos y la desaparición espontánea de una pantalla de cocina, testigos de materializaciones de rocas y desmaterialización de una botella de agua bendita.
La familia añadió “El 6 de agosto del 1979, los Warren también hicieron una emisión en directo por teléfono desde la casa del Sr. Burcombe (pariente cercano de  los Harper) en la que se afirmó que la actividad se producía en el mismo momento de la emisión” 

El caso del poltergeist de Enfield es muy controvertido. Son muchas las acusaciones de que se trata de un fraude, todo girando alrededor de la joven Janet. Se ha tratado de desmontar este caso desde múltiples lados. Uno de ellos fue a través de las las conclusiones de los Warren. El propio Brittle reclama algún tipo de prioridad de la corta investigación de los Warren, afirmando las“pertinentes discrepancias de los hechos” que advertía entre las diferentes investigaciones. Una era el caso la fecha del final del caso: según Playfair, otro investigador, el final fue en abril de 1979, lo cual podría dar problemas a los Warren porque fueron a experimentar en agosto. Además, aunque Grosse y Playfair hablan de “poltergeist”, lo que los Harper experimentaban era un “espíritu inhumano” (es decir, un demonio) y además tanto Playfair como Grosse no permitieron un exorcismo, a pesar de haber sido informados en numerosas ocasiones de que era necesario.
 Las discrepancias entre informes de investigadores son varias, algunas de ellas en torno al papel de los Warren.

De la elaboración del informe de Grosse y de la carta de Brittle parece que los Warren estuvieron presentes en la casa de los Harper durante un máximo de cuatro días, tiempo en el que concluyeron sin más que era la casa la que estaba está encantada.

No obstante, las otras investigaciones sugieren que los Warren ni siquiera se personaron en el lugar de los hechos.

Volviendo a The Conjuring 2, en la entrevista en la radio Darkness Radio, Payflair fue objeto de un artículo de Greg Newkirk en la web Week in Weird , (Evocando la Verdad: El Poltergeist de Enfield, el investigador dice que ni Ed ni Lorraine Warren investigaron nunca el caso – 7 de enero del 2016) en el que considera la cuestión de por qué la secuela del El Conjuro usa como base de Enfield los aportes de los Warren que fueron una mínima actuación. 

La razón, concluye, se debería a que los Warren probablemente no poseen los derechos de autor de muchos de sus casos, habiéndolos vendido, así que la Warner Bros, el estudio que hizo El Conjuro, tuvo que extraer de los libros que recogen los sucesos la información escasa que hay sobre la intervención de los Warren. 

James Wan sostiene que es uno de los casos paranormales más documentados en el mundo. Eso es verdad, mucho más documentado que lo de los Warren. La película está prevista que se estrene este verano (retrasada desde la versión del 2015).

Puedes leer el caso de la primera película.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...